Adapta tu casa para tu mascota

Tanto si ya tienes mascota como si estás pensando en tener una, hay cosas que debes saber. Una mascota va a ser una parte importante de tu vida y debes prepararte para disfrutar de ella lo más que puedas. Para ello tendrás que, entre otras cosas, acondicionar tu casa.

Te contamos algunos trucos que te serán útiles para adaptar tu hogar a la llegada de tu mascota y hacer de su vida algo más confortable.

 

1- Si estás pensando en tener una mascota elige bien la raza

Tanto si es un perro, como un gato, debes saber que cada uno de ellos tendrá unas características y necesidades diferentes, y no todas son compatibles con todas las casas. Si tu piso es de pequeñas dimensiones, deberás hacerte con una raza acorde con el tamaño de tu vivienda. Sería complicado tener una mascota de gran envergadura, como puede ser un mastín, en un apartamento de 30 metros cuadrados. Es posible que tanto el animal como tú os sintáis agobiados en un espacio así.

Si por el contrario cuentas con una casa con jardín, un perro más grande te lo agradecerá.

En lo referente al tamaño de la casa, los gatos son más independientes ya que no les influye tanto. Pero si cuentas con alguna persona que pueda sufrir alergias o te gusta ver los sofás impolutos, sería conveniente hacerte con un gato de pelo corto además de aumentar la frecuencia de aspirar en casa.

 

mascota

 

2- Prepara los muebles

Da igual si tienes un perro de caza o de compañía, es muy posible que acabe siendo un perro de sofá, y ocurre lo mismo con los gatos. Deberás tener un cierto desapego por el perfecto estado del mobiliario de tu vivienda, pues tarde o temprano empezarán a aparecer mordiscos, arañazos, babas y muchos pelos.

Se comprensivo con las manchas en las paredes y otras averías. La educación de tu mascota será clave para minimizar los daños potenciales pero, aun así, deberás facilitárselo lo más posible a tu perro o gato. Elige muebles duraderos y resistentes, tapicerías capaces de aguantar lo que sea. Olvídate de telas delicadas y cuero, inclínate más por estructuras de plástico o metal.

Respecto a las tapicerías, el blanco es una mala opción al ser un color muy sufrido, selecciona colores más oscuros y a ser posible con estampados. También es una buena idea que esas partes sean desmontables para poderlas lavar fácilmente.

 

3- Ten el suelo adecuado

Tu mascota pasará muchas horas en casa de un lado para otro y el suelo puede sufrirlo. Busca un suelo fácil de limpiar y cómodo para tu mascota. Piensa que sus uñas pueden rayar las superficies delicadas y si es un elemento muy resbaladizo puede pasarlo mal al venir corriendo a recibirte a la puerta cuando llegas.

En la actualidad existen muchos elementos duraderos, resistentes y fáciles de limpiar, además de confortables para nuestra mascota. Un buen ejemplo es el microcemento, el parquet de buena calidad y alta resistencia no es tampoco una mala elección y la baldosa o terrazo es siempre muy duro y resistente. Si es un suelo “frío” es posible que pase muchas horas sobre las alfombras ya que le resultarán más confortables.

 

4- Cuidado con las cosas frágiles

Si tienes estanterías o muebles con jarrones, marcos de fotos o cuencos de cerámica… es posible, (especialmente si tienes gato) que en algún momento se acaben cayendo , como consecuencia, se rompan. Ten en cuenta que tener piezas rotas y cortantes por el suelo y una mascota asustada por lo que acaba de pasar, no es buena idea. Para evitar que se pueda lesionar tu mascota, o tú al entrar a oscuras en casa, contar con vitrinas o armarios en los que poder introducir esos elementos puede ser una buena idea.

De la misma forma, deberás proteger los cables eléctricos o telefónicos.

Si tienes una mascota glotona, sé más concienzudo en la cocina, ya que es posible que husmee en busca de algo que llevarse a la boca. En esos casos, hacer que la puerta de la nevera se abra y cierre en dirección a la pared puede ser una buena idea si no quieres tener una nevera vacía y una mascota con sobrepeso.

 

5- Ellos también tienen sus muebles

Como hemos mencionado antes, la mascota pasará mucho tiempo en casa, por lo que acabará teniendo sus huecos y espacios favoritos. Acondiciona esos espacios para que le resulte más agradable su hogar. Como por ejemplo su alfombra preferida, su cuna, comedero y bebedero. Si es un gato, es posible que acabes teniendo todo un parque temático.

Si cuentas con una casa de dos pisos, el hueco que hay debajo de la escalera suele ser un sitio estupendo para que lo identifique como su espacio. Desde ahí podrá tener la casa controlada y a todos vigilados.

 

La convivencia con tu mascota puede ser algo fantástico para las dos partes y tener la casa a gusto de todos es posible. Saca el mayor partido a tu hogar, y, si quieres saber más, no dudes en ponerte en contacto con PROUNIÓN, los mejores profesionales en reformas y construcción de Valladolid.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *