Cambiar el suelo de casa de 6 formas diferentes… Y sin obras

Cada vez es más común encontrar a personas que deciden optar por cambiar el suelo de casa. Colocar nuevo pavimento u otras opciones, siempre que no tengan que hacer obra, o que sea lo menos molesto posible.

Con el paso del tiempo, el suelo de tu hogar tiene un aspecto deslucido y con arañazos. Esto acabará pasando antes o después, indistintamente de cómo lo hayas cuidado. Este momento es indicativo de que ha llegado la hora de darle un digno descanso y cambiar el suelo de casa.

Muchas personas tienden a retrasar el cambiar el suelo de casa el mayor tiempo posible, ya que se trata de una de las reformas más molestas  y complejas que podemos hacer en una vivienda. Por esa razón mucha gente se inclina por fórmulas novedosas, y no tan nuevas, siempre y cuando tenga que hacer la menor obra posible en sus casas.

Entre los mejores métodos para cambiar el suelo de casa, sin cargar con sacos de escombros después, destacan:

 

Cambiar el suelo de casa

 

1- El suelo vinílico

Hay un antes y después en lo que se refiere a suelos de madera desde que los vinílicos entraron en el mercado. Al principio solo se ofrecían en la versión adhesiva (con colas especiales o incorporando el propio pegamento), pero ahora también los hay con sistema clic. Resulta muy económico y bastante duradero.

Una de sus grandes ventajas es que se puede usar sin problemas para baños y cocinas. Además, su escaso grosor evita tener que rebajar los marcos o las puertas de tu hogar.

Es primordial que se instale sobre un suelo sin irregularidades o se aplique una imprimación niveladora para que quede perfecto y se mantenga en el sitio muchos años.

 

2- Los suelos laminados

En el aspecto visual, los suelos laminados son muy similares a los vinílicos. Son perfectos en pisos, casas, o incluso locales comerciales, siempre que no tengas problemas de humedad y quieras un acabado similar al que te puede ofrecer una tarima (pero sin necesidad de acuchillar). Su grosor va desde los 6mm a los 12mm, por lo que es posible que tengas que rebajar  los marcos y las puertas.

Generalmente son muy fáciles de instalar y resultan muy económicos y duraderos para cambiar el suelo de casa. Existen numerosas variedades, pero no todas pueden valerte para baños y cocinas, por lo que debes asegurarte de qué producto debes seleccionar.

 

3- El Microcemento

Está claro que el microcemento ha entrado con fuerza y cada vez más hogares cuentan con este elemento para sus suelos. Válido para establecimientos, hoteles, zonas de exterior o interiores. Un material capaz de cambiar la apariencia de cualquier espacio en pocas horas, con una alta resistencia al desgaste. Su aplicación requiere de ayuda profesional, pero te aseguramos que, en un par de días, tendréis un suelo nuevo sin sacar un solo saco de escombro y sin quitar una baldosa. Y si te preocupa el mantenimiento, ni te lo pienses. Al ser un material sin juntas y totalmente impermeable, se mantiene fácilmente con agua y jabón neutro.

 

4- Nunca puede faltar la cerámica

La cerámica es un material formidable desde todos los puntos de vista. Resistente, limpio y con una variedad interminable. Justo ahora vuelve con mucha fuerza esa tendencia vintage hacia los suelos de inspiración hidráulica. Pero eso de tener que levantar el suelo viejo, ya no nos hace tanta gracia. Sin embargo, con los nuevos modelos machihembrados se terminó el problema, ya que se instala sobre el suelo de tu casa.

 

5- Suelos de PVC

Sin duda uno de los elementos más económicos a la hora de cambiar el suelo de casa es el PVC. Impermeable, antideslizante, silencioso y con un diseño muy conseguido y variado. Imitan todo tipo de acabados y formas y se instalan en unas pocas horas. Se pueden encontrar en rollos o incluso en losetas. Su gran ventaja es el precio y su instalación, sencilla. Su principal problema es que son sensibles a arañazos o roces. Pero si lo cuidas, te puede dar un resultado estupendo hasta que podáis invertir en algo de mayor durabilidad para cambiar el suelo de casa.

 

6- Suelos de baldosa de resina

Es una de las mejores soluciones para exteriores si queremos cambiar el suelo de terrazas, balcones o patios. Es un elemento muy resistente y duradero, necesitando un mantenimiento muy bajo.

Resiste fácilmente la humedad, el agua, sol, calor… generalmente son antifúngicos así que nos olvidamos de posibles bichos. Existe un catálogo de modelos muy amplio.

 

Como puedes ver, existen múltiples opciones a la hora de cambiar el suelo de casa. Antes de lanzarte, comprueba cuáles son tus necesidades reales y qué es lo que esperas de ese suelo. Si quieres saber más, no dudes en consultar con PROUNIÓN, tus expertos en Valladolid.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *