Cocina minimalista, la cocina que te mereces

El concepto minimalista es una forma de vida y se puede trasladar a todos los espacios que te rodean. Por ejemplo, puedes cambiar tu vieja cocina y transformarla en una cocina minimalista.

El estilo minimalista contempla solo lo esencial, sin excesos o decoraciones, únicamente lo que necesitas de tu espacio. Se trata de un estilo de decoración en el que se da prioridad a lo que usamos de forma diaria, o con mayor frecuencia, buscando una iluminación natural. Con todo esto conseguimos ganar una sensación de amplitud, por lo que es una solución perfecta para cocinas pequeñas o de planta complicada.

¿Por qué cambiar la cocina?

Para muchos, tener una cocina minimalista, o a su medida, significa llevar un estilo de vida más saludable; detrás de cada obra en una cocina, hay una intención de cambiar el modelo de vida hacia uno más sano, y el 29% de las personas que deciden cambiar su cocina lo consiguen.

Esto se debe a que en ese nuevo espacio los usuarios afirman que cocinan más, en concreto un 40% más, y el 90% de los usuarios que reforman su cocina asegura que prepara 5 o más comidas semanales en su nueva cocina. Todo esto implica comer más sano, pedir menos comida a domicilio y aumentar la cantidad de frutas y verduras.

La cocina es un espacio muy importante en nuestra vida que influye tremendamente en nuestro día a día y, en muchas ocasiones, no la tenemos como verdaderamente deseamos.

Cocina minimalista

 

¿Cómo tener una cocina minimalista?

Aunque el concepto minimalismo tiene sus variantes, hay muchos puntos que debes tomar en cuenta si quieres tener la cocina minimalista de tus sueños.

1- Visto y no visto

La norma principal, como hemos comentado, es que solo se verá lo esencial. De esta forma tendremos espacios abiertos, lisos y mayor sensación de amplitud. Para esto debes hacer un análisis de cuál es tu comportamiento en la cocina, liberarte de lo superfluo y cuidar mucho todos los detalles.

Si dejas lo esencial, ten en cuenta que lo que sí esté visible ganará mucho protagonismo.

2- Grandes armarios

Como consecuencia de lo anterior, si no están a la vista muchos de los cacharros que no usamos con frecuencia, en algún sitio tendrán que estar. Por esta razón, si queremos conseguir una cocina minimalista, debemos tener cajones y armarios amplios para guardar todo eso sin que esté acumulado o superpuesto todo.

3- Líneas rectas

La decoración tiene que ser casi inexistente, por lo que los muebles ganan gran importancia, pero estos, a su vez, tienen que buscar ese carácter minimalista. Los nuevos muebles de la cocina deben estar dominados por líneas y ángulos rectos. Evita, en la medida de lo posible, muebles con detalles ostentosos o recargados, descarta tiradores llamativos (mejor si no hay), busca muebles con armarios grandes pero pocas puertas y evita cortinas.

4- Colores

Ese carácter sencillo se traslada también a los colores. Olvídate de tener una paleta de colores muy amplia en tu nueva cocina. Trata de moverte en dos colores únicamente, siempre en tonos neutros o naturales e intenta que los colores estén en equilibrio. Por ejemplo, si tienes madera de color claro, el blanco es una buena opción para combinar. De la misma forma, si tienes colores oscuros casi negros, un estilo metálico puede ir bien.

5- Texturas

Igual que en valores cromáticos hay que desarrollar uno de base y otro de contraste, una cocina minimalista da la opción de trabajar con diferentes materiales siempre que mantengan ese carácter natural como suele ser la pizarra, el microcemento, la piedra, el mármol, la madera, etc.

6- Iluminación

La iluminación es un punto clave en una cocina minimalista. Evita luces duras o muy artificiales. Debes buscar un punto de luz natural con grandes ventanas y, a ser posible, una luz suave, que se puede conseguir con unas cortinas blancas finas. Piensa cómo vas a colocar los diferentes muebles de la cocina y la orientación de la misma para evitar entorpecer la entrada de luz a tu nueva cocina minimalista.

7- Plantas

Se puede decir que las plantas son la excepción en una cocina minimalista. Hemos comentado que hay que tener lo estrictamente necesario y no poner nada que salga de la gama cromática de dos colores seleccionados. Pero una planta es diferente, se trata de un ser vivo que encaja muy bien con el espíritu de tu cocina minimalista. Eso sí, pon una o dos, no de gran tamaño y tenlas siempre muy cuidadas. No hagas una selva de tu cocina, que puede romper ese equilibrio.

Recuerda que tu cocina minimalista de ensueño puede ofrecer múltiples posibilidades de forma casi ilimitada. Y recuerda, si haces una reforma completa de tu cocina con nosotros, te regalamos una lavadora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *