Cuida la madera de tu casa

En la mayoría de las casas uno de los materiales que más hay es, sin duda, la madera, que en muchos hogares se ha convertido en el elemento estrella. Sólo tienes que mirar alrededor para ver que estás rodeado.

Los muebles, puertas, ventanas, suelos… tienden a ser de este elemento. Al contrario que otros elementos como el aluminio, la madera necesita unos cuidados especiales. Es especialmente frágil en algunos ambientes y puedes echar a perder uno de tus muebles preferidos o las ventanas de tu casa si no te andas con cuidado.

Es importante saber y conocer de qué tipo de madera es cada uno de los elementos que tenemos en casa, ya que existen maderas más porosas o frágiles que otras.

 

Madera

 

¿Cómo cuidar la madera que hay por casa?

1- CUIDADO CON LOS PRODUCTOS QUE USAS

Muchos de los productos más comunes para el cuidado de tu madera contienen amoniaco. Puede que te digan que usarlo es buena idea, pero castigará la madera de tu casa a largo plazo.

Se trata de un producto muy abrasivo para la madera y, aunque a corto plazo verás que luce de una forma genial, con el tiempo terminará quitándole el brillo y el color natural de la propia madera.

En lugar de utilizar amoniaco, busca siempre productos naturales, son más delicados con tu madera y menos peligrosos para el medio ambiente. Además, también son más cuidadosos con tu familia y/o mascota.

 

2- CUIDADO CON EL SOL

El sol provoca oxidación y cambios de color. Aquellos muebles que están cerca de las ventanas o que les da la luz solar directamente, es aconsejable cambiarlos de sitio; esto es más complicado cuando tenemos el suelo de este material, ya que tendremos zonas muy expuestas. En esas partes deberemos estar más atentos a su cuidado y mantenimiento. Sobre todo en caso de que se ensucie.

 

3- CUIDADO CON EL AGUA Y EL AIRE ACONDICIONADO

El agua y el aire acondicionado son muy peligrosos para nuestra madera ya que pueden pudrir su composición con facilidad y alterar sus dimensiones, llegando en muchos casos a dilatar o contraer la madera. Esto requiere un especial cuidado con los suelos ya que se trata de piezas perfectamente colocadas. Es aconsejable evitar el impacto directo y cercano de fuentes de aire acondicionado sobre la madera y, en caso de que se moje, secarlo con rapidez antes de que absorba la humedad.

 

4- CUIDADO CON EL CALOR

En ocasiones solemos poner platos calientes, velas u otros recipientes calientes en nuestros muebles de madera. El calor intenso o prolongado daña la cera y los barnices que protegen nuestros muebles, además de que puede ensanchar o llegar a provocar quemaduras en ellos. En el caso de platos o elementos calientes similares, utiliza siempre bajoplatos o elementos que cumplan esa función.

Para otras fuentes de calor no intenso o prolongado como puede ser un ordenador o un televisor, mantener la zona limpia, cuidada e ir cambiándolo de sitio si es posible puede ser una buena idea.

 

5- CÓMO MANTENER LOS SUELOS DE MADERA

El mantenimiento habitual de los suelos de madera es rápido y sencillo. En su limpieza regular puedes usar una aspiradora para eliminar el polvo y cualquier elemento abrasivo. Después utiliza una mopa de algodón o microfibra, vaporizando sobre ella (y no directamente sobre el suelo) una cantidad pequeña de limpiador de suelos especial para ese tipo de suelos (vigila que no tenga amoniaco). Es importante frotar en la dirección de la longitud de las lomas.

Para los suelos de madera hay que evitar ceras, detergentes o jabones a base de aceites ya que pueden dañar la superficie y crear una película grasa que dificulte su cuidado. Si se trata de suelos barnizados, no es aconsejable utilizar agua y vinagre.

 

6- SUELOS DE MADERA EN LA COCINA Y EN EL BAÑO

Antes, los suelos de madera eran perfectos para toda la casa menos para la cocina y el baño. En el caso de la cocina por cocinar y utilizar numerosos elementos dañinos para estos suelos; en el caso del baño, por la humedad y el agua. En la actualidad. y gracias a los avances en nuevos materiales y cuidado de los mismos, existen suelos de madera más resistentes especiales para las cocinas y baños de nuestra casa.

 

7- CÓMO MANTENER LOS MUEBLES DE MADERA DE NUESTRA CASA

Para los muebles, su mantenimiento es diferente ya que sus exigencias cambian.

Limpia el polvo con frecuencia y encera cada una o dos semanas. Existen toallitas y productos especializados que te ayudarán a mantener los muebles como nuevos.

Aplica cera protectora de calidad y, antes de nada, quítale el polvo y déjalo secar. De esta forma verás cómo aguantan todos los muebles de tu casa.

Si contamos con muebles que solemos mover como sofás o mesas (aunque sea para limpiar) es buena idea cubrir la base o patas de las mismas, de esta forma evitaremos daños y rayones ya sea por la repetición de movimientos o por una cosa eventual.

 

8- CÓMO REPARAR LOS MUEBLES DE MADERA

De vez en cuando, las esquinas o salientes de nuestros muebles tienden a llevarse algún golpe, especialmente las patas de las sillas. Para reparar estas partes, el aceite esencial de nueces es perfecto para las rozaduras en la madera.

La técnica es muy sencilla, coge una nuez y frótala contra la parte dañada del mueble, mueve la nuez en el sentido de la veta de la madera. La pulpa de la nuez y su aceite empezará a fundirse y crear una capa protectora. Al finalizar pasa un paño de forma suave por la zona para repartir homogéneamente y eliminar partes sobrantes.

Si tienes mascota en casa, es posible que te les encuentres los días siguientes lamiendo tus muebles.

 

9- CÓMO ELIMINAR MANCHAS REALIZADAS POR UN LÍQUIDO SOBRE LOS MUEBLES DE MADERA.

Es habitual en una mesa de este material en algún momento se derrame un líquido o se moje un mantel, dejando al final una marca que por mucho que la seques y frotes no se va. La solución a este problema lo tenemos en la nevera.

Extiende mayonesa sobre la mancha de agua, después frota con un trapo o algodón e irás viendo cómo va desapareciendo. Tras esto deberás cuidar la madera como el resto de los muebles de madera de tu casa.

 

Si cuidas los diferentes elementos de madera de tu casa podrán aguantar toda la vida como nuevos sin problemas. Requieren un cuidado especial pero la propia madera te irá diciendo qué necesita en cada momento y en la forma en la que envejece. Al final se convierte en un material muy agradecido y amable para construir un hogar.

Consulta en PROUNION las diferentes opciones que puede ofrecerte la madera en tu casa y cuál es la mejor opción adaptada a tus necesidades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *