Grafeno, un nuevo material para la construcción

Parece que la construcción está avanzando a pasos agigantados hacia un mundo 4.0 en el que técnicas como la nanotecnología o los materiales compuestos están llegando con fuerza para convertirse en los nuevos protagonistas. Dentro de estas novedades se encuentra el grafeno.

Se tiene conocimiento de este material desde los años 30, aunque no se han empezado a conocer sus aplicaciones en el mundo real hasta el año 2010, cuando consiguió que los científicos rusos Novoselov y Geim ganaran el Nobel de Física.

Pero, ¿qué es el grafeno?

Este extraordinario material es un es un cristal de carbono en el cual los átomos están dispuestos de forma hexagonal y se extienden de forma bidimensional en el espacio, como un panel de abeja. Esto se traduce en que el grafeno es un material muy duro, resistente y flexible.

Otro de los puntos positivos para el uso de este material, es que obtiene de una sustancia muy abundante en la naturaleza. El grafeno se obtiene a partir del grafito, sustancia con la que están hechas las puntas de los lápices.

 

Grafeno

 

Y, ¿cuáles son las características del conocido como ‘material de Dios’?

Alta conductividad térmica y eléctrica. El grafeno es un gran conductor de la electricidad. Mejor aún que los materiales que normalmente utilizamos como conductores, como el cobre.

Gran dureza. Se trata de un material 200 veces más resistente que el acero.

Alta flexibilidad. Su gran elasticidad lo convierte en un material moldeable.

Muy ligero. Es un material tan ligero como la fibra de carbono, pero mucho más flexible que esta.

Consume menos electricidad.

Todas estas propiedades extraordinarias de este material, son muy interesantes para el mundo de la construcción.

Estas son las aplicaciones más significativas del grafeno dentro del campo de la construcción:

Aerogel de grafeno: Este material obtenido a partir del grafeno es el más ligero y eficiente como asilamiento térmico. Se puede aplicar en capas mucho más finas que los aislantes tradicionales, lo que permite un gran ahorro de espacio y mejora de la eficiencia energética.

Paneles solares flexibles: Se están desarrollando paneles solares fotovoltaicos con grafeno que además de ser ligeros y flexibles, tienen un elevado rendimiento al absorber toda la luz solary buenas prestaciones como material fotosensible.

Recubrimientos de óxido de titanio de nanopartítulas: Uso como recubrimiento y protección de tubos, mejorando su eficiencia y su duración al protegerlos de agentes externos como las inclemencias meteorológicas.

Pintura para dar energía a las fachadas: Una fina capa flexible de grafeno sobre la fachada en forma de pintura, es capaz de absorber luz solar y producir electricidad. Este material mejora la durabilidad de la pintura y el asilamiento térmico.

Vidrio de blindaje: Mezclando partículas de grafeno en la cocción del vidrio, se puede conseguir la posibilidad de fabricar vidrios laminados ultrafinos y a la vez antibalas para escaparates tiendas.

Aditivo con tecnología de grafeno para hormigón y cemento: El aditivo de grafeno logra que la vida útil del hormigón aumente notablemente. Su resistencia ante posibles agresiones de agentes externos aumenta considerablemente, llegando a aumentar en 30 años la vida útil de un edificio.

En PROUNIÓN nos gusta estar a la última en las novedades de materiales para la construcción. Si quieres saber más acerca de este increíble material, no dudes en contactar con nosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *